domingo, 23 de agosto de 2015

Review Shimano Surf Lander 405BX

En contadas ocasiones encuentro cañas que se salen un poco de lo común y por las que siento un inmediato flechazo.


Este es uno de esos casos, no lo pude evitar y reservé una pareja a los pocos días de probarlas... tras esperar un par de meses, por fin he podido estrenarlas esta semana y aquí está el análisis.

El descubrimiento

Hace un par de meses tuve la oportunidad de comparar la Spin Power y la Surf Lander gracias a Mimar.
Escribí una pequeña comparativa, donde ya se podía intuir que tuve un flechazo con esta caña:

Spin Power VS Surf Lander

Mi conclusión entonces fue:

"Esta caña lo hace todo fácil, admite mil errores, es noble y agradecida como ninguna otra, encima recupera bien y lanza como pocas"

Desde entonces llevo reescribiendo esta entrada tratando, sin demasiado éxito, de ser objetivo.

Y es que siempre he tenido cañas adecuadas o bien para la pesca que realizo o bien para mi espalda, pero en este caso simplemente he encontrado la caña que cumple con todos los requisitos y, al menos hasta que se me pase el enchoche, no le veo defectos más allá de pequeñas trivialidades.



La adquisición

Así llegaron a casa, bien protegidas en su caja original y ambas dentro de una caja de cartón grueso que... era de cañas Gamakatsu!!! vaya susto...


Al abrir la caja para sacar las cañas me parece curioso que siendo cajas de plástico tengan un cierre con velcro, además funciona muy bien.

Las cañas vienen dentro de una funda de tela:


El material de la tela exterior es una fina tela con tacto que imita a la cordura (sin serlo).  Las letras, como es habitual, están bordadas en hilo blanco.

La cremallera se abre 2/3 de la longitud de la funda y podemos ver que en su interior tiene bolsillos de tela blanca para los tramos (es fina y suave, tipo seda).


También lleva un bolsillo adicional con unas bridas de neopreno de muy buena calidad, con cierre de velcro, para sujetarlas:


La funda en si es correcta, pero bastante austera, me hubiera gustado que fuera acolchada.  Está por ver la durabilidad que tiene, a simple vista no transmiten demasiada calidad.


Junto con la garantía, se adjuntan unas pegatinas que sirven de indicadores para enchufar los tramos.  Este punto me ha chocado bastante, pero sabiendo que la mayoría de cañas no van bien marcadas, casi prefiero hacerlo yo mismo, solo espero que estas pegatinas aguanten bien y no se despeguen con el tiempo.

En cuanto a la caña, si algo define a las cañas Shimano es la calidad de sus blanks y la austeridad de sus acabados, punto muy criticado por los usuarios, pues todas cañas del catálogo tienen los mismos acabados, solo cambia la calidad de los componentes.

Esta no iba a ser menos, aunque el blank es un top, la caña se monta en Shimano Malasia y los acabados son bastante justos.

Sus características según fabricante:
Longitud: 4,05 m
Peso: 450 gr
Acción: 100-225
Portacarrete: Fuji NS7
Anillas: Fuji K sic

Las anillas y el portacarrete se pueden comprobar a simple vista, así que pasamos directamente a comentar los acabados.

En la foto se puede apreciar que el hilado del portacarrete es azul y el de las anillas negro, es un pequeño detalle que no me ha gustado, cuando saco los tramos de la funda parece que siga pescando con las SAT...


Para terminar se nota que utilizan epoxi de secado rápido y cinta para los anillados, se aprecian bordes aserrados en algunos puntos, producidos al retirar la cinta.

En resumen, el butt está rematado como una top pero los anillados exactamente son los mismos que los de una SAT.

Los enchufes entran a la perfección, quedando enrasados con la pintura:


También podemos apreciar el habitual estriado que hace Shimano en los enchufes de sus cañas (imagino que para facilitar el agarre), en la práctica no sirven de nada, esta caña enchufa con bastante presión, de por sí cuesta sacar los tramos, pero si la caña está mojada la pintura resbala.
Conviene llevar un trozo de goma o unos guantes para desenchufarla, sobretodo cuanto está nueva cuesta bastante esfuerzo.

La empuñadura es la misma de todas las Shimano procedentes de Japón, la única diferencia es que no está pintada del color de la caña, es de goma y tiene buen agarre.  El tapón es de rosca pero los contrapesos no van incluidos en la caña (tampoco le hacen falta).



El estreno

Ya era hora que Shimano se animara a traer las cañas de 4 metros, que tanto gustan en japón y que tanto están tardando en llegarnos.

Personalmente, yo era fan de las cañas de 4,50 y tenía el firme convencimiento de que, por mi envergadura, son las que mejor me iban (además de por ser más lentas y parabólicas).
Tal vez hasta hace 10 años fuera así, pero ahora me encuentro con que tanto mis cañas de pista como mis cañas de pesca son de 4 metros... incluso empiezo a renegar de las 4,20 porque hace años que no sacan nada nuevo.


Es una caña corta, muy rápida y ligera, lanza muy bien por encima de la cabeza, pero donde realmente rinde es con un OTG, ahí escupe el plomo con una facilidad que sorprende en los primeros lances.

Por la forma en que trabaja, es una caña que no compromete en ningún momento del giro, se le puede dar toda la velocidad posible porque solo te encuentras con el butt al cerrar, de ahí que sea tan fácil lanzar con ella y que sea raro que se escape un tiro.
No requiere grandes esfuerzos para conseguir distancias más que dignas, al menos esa es la sensación que transmite, puntera y talón potentes con una mediana muy asequible.

Recuerdo que tuve sensaciones similares con las Split, son cañas que aparentan ser blandas o poca cosa hasta que les coges confianza y les llegas abajo, es entonces cuando te das cuenta que la potencia no va a ser un problema.

Ya las he probado en todo su rango de acción (100-130 reales) y aunque llevo pocos lances con ellas, las primeras impresiones son que el 100 gr lo lanzas sin enterarte, el 113 parece ser su plomo medio y admite el 125 sin problemas, aunque con este ya saca algo de mala leche al llegarle abajo,.
Con todos he obtenido buenas distancias, así que no la voy a sobrecargar demasiado, con 100-113 será suficiente para la mayoría de condiciones.


Con el carrete queda bien equilibrada, se puede trabajar con la puntera alta sin que se cargue el brazo (yo que tengo cañas pesadas y carretes que recogen poco agradezco bastante este punto).

Por las características que tiene se puede lanzar con ella durante horas sin acusarlo en la espalda, para el nervio que tiene el blank es una caña muy agradecida y no exige demasiada técnica.

Esto es lo que marca la caña con un plomo R2 de 125 gramos:


Y aquí una foto en acción de pesca (a la derecha las Surf lander y a la izquierda unas Tournament Caster Hibrid):


Posiblemente este punto sea el que menos le guste a la mayoría, acostumbrados a los híbridos, suele ser una crítica habitual que las cañas Shimano marcan poco.

A mi personalmente me da igual porque no concurso y para pescar por libre no necesito un híbrido para ver la picada, por otro lado la puntera trabaja muy bien y se come las olas sin destensar el plomo.
Realmente tampoco me parece que marque tan poco, me recuerda a como marca el plomo la Sky Caster 30.



La conclusión

No me voy a andar con rodeos, uno de los mejores blanks que tiene Shimano a un precio asequible y monta componentes Fuji de calidad, solo puedo decir que las habrán más potentes o más marcadoras pero no mejores en cuanto a comportamiento.

En cuanto a lo negativo, resaltar el epoxi de las anillas y la funda de poca calidad, sin duda fruto de ser una "Made in" Malaysia en lugar de Japan.  Por otro lado, aunque no me importe demasiado, debería llevar los contrapesos incluidos.

Hay compañeros que dudan por si le falta chicha o les echa para atrás que sea 405, incluso el precio desorbitado que tiene en España que no está muy acorde con el nivel de acabados si lo comparamos por ejemplo con una Daiwa del mismo rango de precio.
No voy a discutir nada, solo puedo decir que si ahora mismo me regalaran una Spin Power o una Tournament Caster la vendería y me compraría una Surf Lander... más no me puedo mojar jejeje


2 comentarios:

  1. más claro imposible Juan, aunque yo estoy cada vez más interesado en la cañas de dos tramos, que alguien se curre estos post es muy de agradecer.

    Por otro lado, decir que estoy totalmente de acuerdo en usar cañas de 4.05 o incluso de menos, en este aspecto la gente está muy equivocada según mi criterio y lo que he podido probar en pista con cañas de longcasting... cuanto más alta la persona, más larga la caña, pero para la gente "normalita" cañas alrededor de 4 metros absoltumanete suficiente y recomendable, como ejemplo pondré todas mis cañas de dos tramos... 2 daiwa supercast, una zziplex bullet sv y la zziplex quattra sport... todas ellas de 3.96... cañas para pescar y cañas para pista... de hecho ahora, cuando uso mis miura de 4.20 me siento bastante incómodo.

    Conclusión, a la gente que no ha probado cañas "tan cortas" hacerlo por favor... más de uno se llevará una grata sorpresa

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. pues si, al fin y al cabo el que lanza es el butt y el límite el pescador jejeje

    yo ahora con las 420 rasco la puntera con el suelo jejeje
    el otro día le rompí la anilla a la long beam... creo que la voy a jubilar de la pesca y prepararla para el inland

    ResponderEliminar